¿Qué es Human Tecar?

Cuando se habla de entrenar, la mayoría de las personas olvida o desconoce que este término engloba una parte muy importante, la recuperación muscular. No tener en cuenta este aspecto, en ocasiones se convierte en la principal causa de las indeseables lesiones.

Con los diversos avances tecnológicos en el área de la fisioterapia, en los últimos años se ha popularizado el Human Tecar.

Esta es una especialidad que ofrecemos en nuestro centro de fisioterapia Javier Guerra. La base del Human Tecar  está enfocada en la capacidad que tiene el propio cuerpo de recuperarse por sí solo, siempre y cuando se estimulen de manera adecuada las áreas afectadas.

Human Tecar fue registrada como marca por primera vez en el año 1996 por la empresa italiana Unibell. Desde entonces se ha convertido en la opción número uno de rehabilitación rápida y efectiva.

¿En qué nos puede ayudar este tratamiento?

El principal objetivo de este tratamiento, es aliviar el dolor y promover una pronta recuperación en las zonas afectadas.

También se puede tomar en cuenta que al someterse a las terapias de Human Tecar, no se corre el riesgo de sufrir efectos colaterales ocasionados por medicamentos como los analgésicos, ya que estos son sustituidos por la recuperación propia del organismo.

No se puede pasar por alto que este tratamiento no solo es efectivo en los momentos donde la lesión ya está presente, pues también involucra terapias preventivas. En pocas palabras, no solo actúa de manera reactiva sino que se anticipa a mantener el funcionamiento de los músculos aptos para las actividades diarias y menos propensas a las lesiones.

¿Cómo se realizan las sesiones de Human Tecar?

Este es un tratamiento que consta de terapias dinámicas, es decir mezclan las técnicas manuales con la implementación tecnológica, dependiendo del caso y de lo que este necesite.

Al unir estas dos técnicas, lo que se le logra en los diferentes grupos musculares es  activarlos, relajarlos, eliminar las tensiones y mantenerlos en buen estado. Es importante tener en cuenta que en una sesión de Human Tecar, se pueden aplicar diversos métodos de rehabilitación.

En términos generales, este es un sistema que se basa en la activación del cuerpo desde el interior de los tejidos efectuando solo tres acciones:

  • Microcirculación.
  • Vasodilatación.
  • Aumento de la temperatura.

¿Quiénes utilizan Human Tecar?

Aunque cualquier persona pueda aplicar para estas terapias, la principal demanda se encuentra en los grandes atletas.

Los deportes extremos exigen tener una buena condición fisiológica y aún teniéndola,  se puede estar propenso a lesiones. Es por esto que Human Tecar es el método número uno utilizado en la fisioterapia deportiva.

Los grandes resultados que se han observado desde que fue puesto en práctica por primera vez, han logrado captar toda la atención de los atletas. Pues al eliminar tan pronto los dolores y promover una recuperación mucho más rápida que con cualquier otro método de rehabilitación, engloba esos pequeños detalles que marcan la diferencia para los deportistas.

Sin embargo, no es un requisito indispensable ser atleta o entrenar intenso para optar por sesiones de Human Tecar. El cuidado del cuerpo y la salud, llevando un estilo de vida saludable debe ser la prioridad de cada persona, así que tomar terapias preventivas si no se ha presentado ningún tipo de lesión, aporta un granito de arena al cuidado propio que se debe tener.
Qué es Human Tecar

Modos de aplicación de Human Tecar

La mayoría de estas sesiones se dividen en dos ramas, la capacitiva y la resistiva. La manera en la que estas se empleen o se combinen al momento de las terapias, depende de lo que requiera el paciente.

Capacitivo

Al aplicar esta modalidad, lo que se busca generar en el cuerpo es una pequeña corriente que sale del electrodo generando una variación en el campo electromagnético, de esta manera se ponen en movimiento los iones que se encuentran en el tejido afectado.

En realidad lo que se produce con esto es una hipertermia (aumento de la temperatura del cuerpo). De esta manera se promueve la vascularización muscular, drenaje de edemas y la disminución del dolor.

Si se llevan a cabo con terapias manuales, los beneficios aumentan, como los estiramientos musculares, sus movilizaciones y excentricidad.

Resistivo

Al igual que en el anterior, se introduce una corriente en el cuerpo. La diferencia radica en que al aplicar este método la corriente se concentra en la parte del tejido que cuenta con mayor resistencia entre el electrodo y la placa de entorno.

Los beneficios que se obtienen al aplicar este método son varios, aumento de la oxigenación de los músculos, vascularización, aporta a la maduración de las células, reduce las inflamaciones que se presenten y acelera el proceso de cicatrización en los tejidos.

A pesar de las diferencias que presenta cada método de esta sesión, ambas cuentan con ciertos beneficios en común:

  • Aumenta la producción de colágeno y elastina.
  • Incrementa la oxigenación de los tejidos subcutáneos, mejorando su calidad.

Lesiones comunes en las que se utiliza Human Tecar

  • Recuperación muscular post-entrenamiento y preventiva.
  • Roturas musculares, fracturas y tendinitis. Permitiendo la recuperación hasta 6 veces más rápido que otros métodos.
  • Rehabilitaciones post-quirúrgicas.

Preguntas frecuentes acerca de Human Tecar

¿Cuál es el número mínimo de sesiones necesarias para notar los resultados?

Esto depende de dos factores, el tipo de patología que se presente y qué tan rápido responda el cuerpo a los efectos de las terapias. Sin embargo, si se tratan de lesiones leves, como los esguinces, luego de la primera sesión se pueden notar los cambios.

¿Se debe esperar algún lapso de tiempo luego de la lesión para comenzar con el tratamiento?

En teoría no, esta es una rehabilitación que se puede llevar a cabo al instante de la lesión y de esta manera se podrá eliminar mucho más rápido el edema. Pero bien, todo depende de lo que el médico recomiende.

¿Human Tecar cuenta con base científica?

En definitiva. Ya varias universidades a nivel mundial se han tomado la tarea de investigar este método de rehabilitación y los resultados obtenidos por todas son semejantes, afirmando lo beneficioso que es este método.

¿Por qué es tan importante hacer un estudio de la pisada?

Estar erguidos y caminar es algo tan natural para nosotros que ni siquiera lo pensamos. Sin embargo, cada paso que damos produce un impacto sobre ligamentos, huesos y articulaciones que, con el tiempo, de no realizarlo correctamente, puede traducirse en lesiones. Y no es solo cuando practicamos running o algún deporte de élite, sino en el movimiento que realizamos día a día.

Las lesiones más frecuentes relacionadas con caminar o correr están asociadas a la forma en que pisamos. Conocer nuestro tipo de pisada puede ayudarnos a prevenir dolores y/o corregir defectos de los pies, además de permitirnos realizar la elección del calzado adecuado para el caminar cotidiano o para hacer deporte. Esto se logra a través de un estudio de la pisada.

Saber caminar correctamente y saber correr previene lesiones que pudieran llegar a ser incapacitantes. Del tratamiento adecuado, personalizado y profesional de estas lesiones conocen en la clínica de fisioterapia en Las Rozas. La experiencia del centro se basa en el tratamiento de deportistas de élite, pero sus servicios los ofrece a cualquier paciente que requiera técnicas fisioterapéuticas como tratamiento.

Fundamentos del estudio de la pisada

Este es un estudio biomecánico con el cual se obtiene información sobre nuestra forma de caminar y los movimientos asociados. Es importante conocer los movimientos que produce nuestro cuerpo con respecto a caderas, rodillas y espalda para evitar lesiones. Con un estudio de la pisada se puede determinar nuestra forma de pisar, si existen descompensaciones, desequilibrios o anomalías posturales y lesiones de caderas, rodillas o pies.

Es, en sí, un estudio integral de nuestro cuerpo en movimiento que toma en cuenta el peso, la condición física y la forma de entrenamiento o de caminata. Para eso, analiza el pie en posición estática, parados de pie, o en movimiento, tanto caminando como corriendo.

¿Cómo se hace?

El estudio de la pisada inicia con una exploración articular y muscular del pie en reposo para determinar el estado físico. Posteriormente, sobre una plataforma de presiones, se realizan los análisis estático y dinámico. Con el primero, se analiza la postura del pie y se determina la huella. Un escáner en la plataforma tomará imágenes que serán evaluadas por el especialista. Se evalúa también el balance del peso del cuerpo en cada pie. En el análisis dinámico, el paciente debe caminar y correr sobre la plataforma para, nuevamente, obtener las imágenes que serán analizadas.

Los análisis básicos pueden complementarse con el uso de sensores en los pies que permiten el estudio tridimensional de la pisada. Con los resultados, el especialista determinará la necesidad de rehabilitación dirigida por un fisioterapeuta y/o del uso de plantillas ortopédicas.

Tipos de pisada

Existen tres tipos principales: la del pie pronador, la del pie supinador y la del pie neutro.

  • Pie pronador: el pie se inclina hacia su parte interna de forma de que el tobillo actúa como amortiguador del movimiento. Es la más común en los corredores pues con ella el pie se adapta mejor a diferentes tipos de terreno de forma de evitar lesiones. Cuando el ángulo que se desarrolla es muy pronunciado, puede requerir el uso de una plantilla correctora.
  • Pie supinador: el movimiento del pie es al contrario; no realiza el giro hacia el interior sino que el apoyo se hace sobre la parte externa. Este tipo de pisada no es muy común.
  • Pie neutro: no existe movimiento lateral al pisar, con lo que el desplazamiento es lineal; se considera el pie normal.

Problemas de rodilla por pisar mal

Caminar de forma no adecuada puede producir dolor de rodillas pues se produce una repartición desigual del peso del cuerpo. Además, correr, generalmente en exceso, también ocasiona problemas de rodilla debido a su alto impacto y al desequilibrio que produce en la pelvis. Una mala pisada provoca degeneración de los cartílagos de la rodilla y su desgaste con el consecuente dolor.

Pisar de forma inadecuada reduce la estabilidad en el llamado tren inferior, lo que obliga a la articulación de la rodilla a moverse de forma lateral, además de su movimiento habitual de flexión y extensión. Esta deformación lateral del movimiento es más evidente en los corredores, en los que este desplazamiento se ve ampliado por el impacto que reciben las rodillas.

Para conocer si los problemas de rodilla se deben a una mala pisada, un especialista debe analizar si caminas bien por medio de un estudio de la pisada. Él te indicará la terapia más adecuada para tu dolencia. En algunos casos, puede recomendarte el uso de una rodillera estabilizadora, que reduce la presión que recibe la rodilla hasta un 15%. En casos más severos, seguramente deberás ser atendido por un fisioterapeuta que te ayudará con los ejercicios más adecuados a tu dolencia.

Dolor de talones

El principal ligamento del pie, conocido como fascia plantar, está diseñado para soportar el peso del cuerpo y facilitar el apoyo al caminar. Sin embargo, existen ciertos factores que pueden afectarlo produciendo una condición progresiva de dolor que se concentra en el talón y que es conocida como fascitis plantar. Una de las principales causas de esta lesión es pisar de forma irregular que, como ya vimos, puede provocar una distribución irregular del peso del cuerpo sobre la planta del pie.

La irregularidad de la pisada puede producir pequeños desgarros en el ligamento que provoquen inflamación y generen la fascitis plantar. Esta dolencia puede presentarse en forma de dolor sordo y constante, dolor punzante o de palpitaciones. Además de la inflamación, se pueden desarrollar espolones calcáneos. Estos son depósitos de calcio en el talón que presionan el tejido blando, graso y almohadillado que amortigua al pisar, produciendo dolor crónico.

La fascitis plantar puede ser aliviada en casos menos severos con el uso de un tratamiento combinado de reposo, frío para la inflamación y la utilización de plantillas diseñadas a medida. Los casos más severos deben ser tratados con inyecciones de cortisona e, incluso, con cirugía.

¿Qué es la cinesiterapia?

Conocida también como kinesioterapia, kinesiterapia o terapia basada en el movimiento, la cinesiterapia es una técnica perteneciente al área de la fisioterapia. Consiste en movimientos de rehabilitación para daños producidos principalmente sobre el aparato locomotor por enfermedades, accidentes o ejercicio físico.

La cinesiterapia permite reducir el dolor, mejorar la fuerza muscular, aumentar el rango de movimiento articular y muscular, mejorar la coordinación y el control neuromuscular, lograr el reaprendizaje motor y mejorar el equilibrio y la postura.

Javier Guerra, al frente de un equipo de osteópatas y fisioterapeutas profesionales, ofrece en su clínica de fisioterapia tratamientos adecuados para atender dolencias deportivas, ortopédicas, tras cirugías o con una patología neurológica asociada.

Efectos fisiológicos de la cinesiterapia

Los efectos fisiológicos que produce la terapia de movimiento pueden repercutir a nivel general o a nivel de los huesos, músculos y articulaciones.

  • A nivel general, el uso de movimientos de cierta intensidad aumenta el trabajo cardíaco, con el consecuente aumento del consumo de oxígeno y de la vascularización e intercambio tisular. Sobre los huesos, puede producir modificación de la arquitectura y remodelación ósea por las presiones que ejerce el movimiento.
  • A nivel del músculo, aumenta su vascularización y la transmisión de la señal nerviosa al producir hipertrofia de las fibras musculares, aumento de la mioglobina y de la densidad y viscosidad del sarcolema. Su efecto sobre las articulaciones se observa por el estiramiento de la cápsula y el ligamento, junto con el aumento de secreción sinovial, todo lo cual repercute sobre el movimiento.

Beneficios de la cinesiterapia

El más conocido es el terapéutico, en el tratamiento de dolencias patológicas o debidas a lesiones y en la corrección de deformidades debidas a actitudes viciosas. Sin embargo, la terapia de movimiento también tiene beneficios preventivos y paliativos. Su función preventiva ayuda a evitar la retracción de los tejidos blandos articulares y la pérdida del esquema corporal y, además, a potenciar y mantener la capacidad extensible y de contracción de algunos tejidos. Como terapia paliativa, ayuda a mantener el arco de movimientos del cuerpo.

Precauciones y contraindicaciones de la cinesiterapia

El movimiento no siempre está recomendado en todas las patologías o, al menos, debe ser realizado con precaución. Un caso en el que se suele contraindicar esta terapia es para la movilización de un segmento del cuerpo durante su proceso de curación. También debe realizarse con precaución en pacientes que sufrieron daños o intervenciones cardíacas y los esfuerzos por el movimiento representen un nuevo riesgo para su vida. Sin embargo, la inmovilidad completa puede traer otras consecuencias secundarias como contracturas, formación de adherencias y estasis circulatoria. En estos casos se recomienda una movilidad temprana y controlada, a una intensidad que no le genere molestias al paciente y siempre bajo estricto control.

¿Qué es la cinesiterapia?

Modalidades de la cinesiterapia

Cinesiterapia pasiva

Consiste en la aplicación de movilidad por una fuerza externa al paciente, sin que este ejerza ningún esfuerzo voluntario, ni para colaborar ni para resistirse. Sin embargo, la pasividad del paciente solo se limita al esfuerzo, porque debe ser consciente del movimiento que se le efectúa. De forma pasiva, se pueden hacer movilizaciones y tracciones articulares, estiramientos miotendinosos, manipulaciones y posturas osteoarticulares.

Se consideran dos formas de cinesiterapia pasiva: relajada y forzada. En la primera, las articulaciones están libres, sin dolor, adherencias, retracciones o contracturas espásticas que le impidan la movilidad. Por su parte, la segunda se utiliza cuando las articulaciones presentan algún tipo de dificultad para su movimiento y puede ser momentánea o mantenida. Las manipulaciones, que son maniobras rápidas y enérgicas, son consideradas como una movilización momentánea. Las poleas, férulas mecánicas, la gravedad o las mismas manos del fisioterapeuta pueden realizar una movilización mantenida al ejercer una acción continua sobre la articulación.

Cuando participa el fisioterapeuta o se hace uso de máquinas y equipos electromecánicos, se habla de movilización pasiva asistida y de movilización pasiva instrumental, respectivamente. Existe una tercera forma de movilización que es llevada a cabo por el propio paciente mediante poleas o de forma manual. En esta última, denominada movilización autopasiva, no existe, sin embargo, movilidad autónoma de la parte afectada, aun cuando sea el propio paciente quien la realice. Finalmente, puede tratarse de una movilización pasiva analítica, cuando está asociada a una sola articulación, o funcional, cuando está involucrado el movimiento de varias articulaciones.

Cinesiterapia activa

A diferencia de la terapia pasiva, la activa incluye ejercicios que son realizados por el paciente de forma voluntaria, representando un esfuerzo que es controlado y dirigido por el fisioterapeuta. Puede considerarse también como movilización analítica o como movilización funcional. Al tratarse de una actividad muscular voluntaria, existe participación del sistema nervioso con la que, a través de impulsos, el paciente puede dirigir conscientemente los movimientos. En este tipo de terapia, la contracción muscular es clave en la ejecución del movimiento.

La cinesiterapia activa busca recuperar, mantener y propiciar la función muscular, que facilite los movimientos articulares y los integre en el esquema corporal del paciente. Con ella se busca recuperar el tono muscular y el máximo recorrido articular y muscular, aumentar la potencia y resistencia muscular, y mejorar la destreza, coordinación y velocidad del movimiento. Existen tres tipos: la asistida, la resistida y la libre.

  • En el primer caso, el paciente no es capaz de realizar ejercicios que provoquen un movimiento en contra de la gravedad. En este caso, la asistencia de una ayuda externa complementará la acción del músculo, sin sustituirla. Puede ser asistida por el propio paciente, por el fisioterapeuta o por aparatos.
  • La terapia libre o gravitacional le permite al paciente realizar los movimientos sin ninguna ayuda, de forma voluntaria, con la única resistencia de la gravedad.
  • Finalmente, la resistida se efectúa en contra de fuerzas externas, diferentes a la gravedad, que ayudan a aumentar la potencia, el volumen y la resistencia muscular, así como la coordinación.

En cualquier caso, siempre que se requiera terapia de movimiento para el tratamiento de alguna dolencia, lo indicado es que sea dirigido por profesionales preparados para orientar al paciente de acuerdo a los ejercicios más adecuados para su recuperación.

Ejercicios para fortalecer y estirar tus isquiotibiales

Ubicados en la parte posterior de los muslos, los isquiotibiales son descuidados con demasiada frecuencia, ya sea por los levantadores de pesas o los atletas de competición. Sin embargo, es esencial fortalecer este grupo muscular, ya sea para reequilibrar los músculos o para evitar lesiones. Aquí hay algunos ejercicios para fortalecer sus isquiotibiales y también para estirarlos.

Los isquiotibiales

Cuando hablamos de los isquiotibiales, en realidad hablamos del grupo muscular posterior del muslo compuesto por 3 músculos: el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso. Estos músculos permiten la extensión de la cadera y la flexión de la rodilla.

Como la mayoría de los grupos musculares, no es posible aislar perfectamente un músculo sin involucrar a su vecino. Al estar muy cerca en sus orígenes, o funciones, el trabajo de un músculo del grupo de los isquiotibiales llevará a la acción de los otros dos. Por lo tanto, usted puede tratar de trabajar uno de estos músculos primero sobre otro, pero no será posible aislar completamente los bíceps femorales, el semitendinoso o el semimembranoso.

Ejercicios de fortalecimiento muscular para los isquiotibiales

Ejercicio de silla

ejercicios de silla 1ejercicios de silla 2

Accesible para todos, sin tener que pasar por la sala de musculación, este ejercicio le permite fortalecer los isquiotibiales con el uso de una simple silla. Se puede realizar en ambas piernas simultáneamente o una pierna tras otra.

Ejecución:

  • Recostado, apoyado en la silla con el talón, las piernas dobladas a +/- 90°.
  • Presione hacia abajo (eje vertical) con el talón para levantar la pelvis del suelo.
  • Mantenga la posición durante unos segundos en contracción, luego suéltela suavemente y repita.

Levantamiento con piernas estiradas

levantamiento de peso

El levantamiento con piernas estiradas es un ejercicio que involucra principalmente los isquiotibiales, las nalgas y las vértebras lumbares. Sin embargo, la cabeza corta del bíceps femoral es sólo un flexor de la pierna, por lo que no interfiere con este movimiento.

Ejecución:

  • De pie con los pies ligeramente separados, sujete la barra en pronación.
  • Incline el pecho hacia adelante, manteniendo una curva natural y las piernas rectas o ligeramente dobladas, dependiendo de su flexibilidad. La barra bajará a lo largo de tus muslos.
  • Una vez que la barra llegue a la mitad de la tibia, regrese a la postura anterior.

Los buenos días

ejercicio de buenos dias

El ejercicio de los “buenos días”, que requiere los mismos músculos que el levantamiento del suelo con las piernas estiradas, es sin embargo, más peligroso en lo que se refiere a la posición de la barra que descansa sobre el trapecio.

Ejecución:

  • De pie, los pies bien estables en el suelo, a una distancia de un hombro. La barra se coloca sobre los trapecios.
  • Doble el pecho hacia adelante hasta la horizontal, manteniendo la espalda recta.
  • Permanezca unos segundos y luego regrese a la posición inicial, manteniendo las piernas rectas o ligeramente flexionadas.

Consejos para evitar lesiones por isquiones

Las lesiones de isquiotibiales son comunes en el entrenamiento de fuerza y en muchas actividades atléticas, como el atletismo (carreras y saltos), el fútbol, el rugby… Esto se debe a menudo a un desequilibrio de fuerza entre los cuádriceps y los isquiotibiales, siendo el primero generalmente mucho más desarrollado que el segundo.

En el entrenamiento con pesas, los desgarros musculares en los isquiotibiales pueden ocurrir cuando se realizan ciertos ejercicios con cargas como, por ejemplo, en cuclillas. Cuando el pecho se inclina excesivamente hacia adelante, los músculos se encuentran en una posición de estiramiento extremo. En la máquina, a través de la curvatura alargada de la pierna, el riesgo también está presente en la posición inferior con cargas pesadas, cuando se estiran los músculos.

Para evitar cualquier riesgo de lesiones, lo ideal es realizar un calentamiento, un entrenamiento y una vuelta a la calma de calidad. La rigidez en los isquiotibiales aumentaría el riesgo de lesiones. Asegúrate de hacer estiramientos regulares para practicar tu deporte favorito en las mejores condiciones.

¿Necesita asesoramiento personalizado?

Nuestro fisioterapeuta Javier Guerra le ayudará a prepararse adecuadamente para su actividad física para evitar al máximo caer en alguna de estas lesiones.

Rotura del Tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es el tendón que conecta los tríceps (músculo de la pantorrilla) con el calcáneo. Es gracias a él que se transmite la fuerza de los tríceps, que permiten levantar el talón al caminar y especialmente al correr.

¿Qué es una rotura del tendón de Aquiles?

El tríceps es un músculo muy potente y las fuerzas transmitidas por el tendón son muy importantes por centímetro cuadrado porque el tendón es relativamente pequeño. Esta es la razón por la que es más frecuente que la ruptura se produzca en el tendón de Aquiles.

La ruptura del tendón de Aquiles es la que se produce en el tendón que está entre el músculo tríceps y el talón. La ruptura ocurre más a menudo en el tercio medio del tendón y más raramente en la unión entre el músculo y el tendón en la parte superior o en el nivel de su unión al hueso en la parte inferior.

¿Cómo se rompe el tendón de Aquiles?

La ruptura ocurre cuando la carga en el tendón de Aquiles se vuelve demasiado alta. Varias situaciones pueden llevar a esta ruptura. La más habitual es un esfuerzo de arranque repentino durante un salto. El paciente entonces siente un choque o incluso una grieta en el tendón de Aquiles como si alguien lo hubiera golpeado. La segunda forma de romper el tendón de Aquiles, que es más rara, ocurre en una caída hacia adelante con un estiramiento muy significativo del tendón de Aquiles.

Esta ruptura raramente ocurre en un tendón sano (atleta joven), pero más a menudo en un tendón que comienza a perder sus cualidades biomecánicas y esta es la razón por la cual se da con más frecuencia en atletas de unos 40 años de edad. Se estima que el número de casos nuevos de rotura del tendón de Aquiles es de 20 por año por cada 100.000 personas.

Con mayor frecuencia, la ruptura ocurre en el área con menor vascularidad en la parte media del tendón. Como resultado de esta ruptura, hay una muesca en el tendón de Aquiles, pero la pantorrilla no se eleva como se cree a menudo. En un segundo paso, se produce una hinchazón del tobillo del pie. El dolor puede ser severo pero aún así podrías ser capaz de caminar.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico de la rotura del tendón de Aquiles es extremadamente sencillo si se piensa en ello y se tarda unos segundos. Existen varios signos, pero el más fácil es buscar el de Thompson: en un paciente acostado boca abajo, con el pie en el aire, la masa muscular de la pantorrilla se presiona lateralmente. En caso de ruptura del tendón de Aquiles, no hay transmisión mecánica entre el músculo y el tobillo y no se produce ningún movimiento. Se puede buscar un segundo signo, siempre sobre un paciente acostado boca abajo con el pie sobresaliendo de la cama. Entonces notamos que el pie normal está ligeramente de puntillas mientras que en el lado roto, está vertical. Finalmente, cuando usted pasa su dedo sobre el tendón de Aquiles, nota una muesca en él.

diagnóstico de rotura en el tendón de Aquiles

¿Tenemos que hacer pruebas adicionales?

Una vez que se ha hecho el diagnóstico clínico, no se requiere ningún examen adicional, ni radiografías ni ecografías, y mucho menos una resonancia magnética. El ultrasonido para el diagnóstico no es de interés y puede incluso ser peligroso, ya que puede hablar de ruptura parcial y diagnóstico erróneo. El ultrasonido, por otro lado, tiene un interés en la estrategia terapéutica.

¿Existen rupturas parciales?

Cabe señalar que no existen rupturas parciales del tendón de Aquiles. Cuando el tendón de Aquiles se rompe, se rompe completamente. De hecho, se puede decir que explota de la misma manera que se explota una cuerda y se tira de ella hasta su punto de rotura. Las rupturas parciales son excepcionales. En cualquier caso, no confíe en un diagnóstico de ruptura parcial en el ultrasonido.

¿Qué hacer en caso de rotura del tendón de Aquiles?

Es esencial dejar de hacer deporte, ya que la continuación del deporte puede agravar las lesiones. Descanse el área afectada de tal manera que la persona lesionada no sienta dolor. Esto se puede hacer simplemente interrumpiendo el deporte, pero también puede llegar hasta la inmovilización mediante un vendaje o la prohibición de apoyo en la pierna afectada. Enfríe la herida con agua fresca o hielo (asegúrese de colocar un paño entre la piel y el hielo para evitar quemaduras por frío) para reducir la inflamación. Aplique un vendaje moderadamente apretado y levante el área afectada por encima del nivel del pecho. En caso de rotura del tendón de Aquiles, es imprescindible consultar a un médico especialista en traumatología lo antes posible.

Esperamos haberte ayudado si estás sufriendo este problema. Y recuerda que siempre que necesites puedes contactar con nosotros.

Diferentes Tipos De Esguinces De Tobillo

Un esguince de tobillo es una lesión que es provocada por torcer el tobillo de una manera incorrecta. El movimiento inapropiado del tobillo puede permitir que las bandas duras de tejidos fibrosos, que llamamos ligamentos, que mantienen el tobillo en su lugar, experimenten desgaste y desgarro debido al movimiento excesivo. Esto hace que los ligamentos se muevan más allá de su rango de movimiento. La mayoría de los esguinces de tobillo ocurren cuando los ligamentos del lado externo del tobillo lesionado se ven afectados.

Identificar el tipo de esguince de tobillo

Los dos tipos comunes de torceduras de tobillo son por inversión y por eversión.

Esguince por inversión: Esta es la más común de las tres y típicamente ocurre debido al balanceo hacia afuera del tobillo y el giro hacia adentro del pie. Como resultado, los ligamentos externos (ligamentos laterales) del tobillo se estiran y se rompen.
Esguince de eversión: Algunas veces el tobillo puede rodar hacia adentro y el pie puede girar hacia afuera causando una lesión por eversión. Una lesión por eversión daña los ligamentos internos (ligamento medial) del tobillo.

esguince por eversion

Gravedad de un esguince de tobillo

La gravedad de un esguince de tobillo se puede dividir en tres:

Esguince de grado I: Esto es muy leve y no ocurre ninguna discapacidad. Usted puede realizar actividades de la vida diaria. La lesión generalmente tarda de 2 a 3 semanas en recuperarse.

Esguince de grado II: Esta es una lesión moderada que puede causar molestias. Es posible algunas actividades tengan que ser limitadas. La lesión tarda de 3 a 6 semanas en recuperarse.

Esguince de grado III: Esta es una lesión muy grave que puede causar mucha incomodidad y dolor. La lesión puede tardar 3 meses en sanar.

Causas de los Esguinces de Tobillo

Los esguinces de tobillo ocurren cuando un movimiento fuerza al tobillo a moverse de su posición original, causando que uno o más ligamentos se estiren o rompan.

Las siguientes son algunas circunstancias que pueden desencadenar un esguince de tobillo:

  • Caer incorrectamente sobre el pie después de saltar
  • Caminar o correr sobre superficies irregulares
  • Una caída que puede hacer que el tobillo se retuerza

Signos y síntomas dolor de tobillo

Los signos y síntomas de un esguince de tobillo incluyen:

  • Dolor e hinchazón al realizar actividades de levantamiento de pesas
  • Moretones
  • Rango de movimiento restringido
  • Un sonido “pop” o “chasquido” al inicio de la lesión

Tratamiento

El tratamiento del esguince de tobillo normalmente depende de la gravedad del daño. Los métodos de tratamiento conservadores y los medicamentos de venta libre pueden ser suficientes para permitir que los síntomas disminuyan; sin embargo, se requiere una evaluación médica para determinar la gravedad de la lesión.

El tratamiento conservador implica principalmente el tratamiento RICE:

  • Reposo: Es importante evitar cualquier tipo de actividad física que pueda desencadenar síntomas como dolor o hinchazón. Sin embargo, se recomienda que no evite todo tipo de actividades. Su pie requiere suficiente descanso para aliviar los síntomas, pero usted todavía puede ejercitar otros músculos de su cuerpo para prevenir el desacondicionamiento. Puede realizar actividades de bajo impacto, como nadar o montar en bicicleta, que impliquen el movimiento del brazo y de la pierna no afectada.
  • Hielo: Antes de buscar ayuda médica, es importante que se aplique una bolsa de hielo inmediatamente después de la lesión. Haga esto durante 20 minutos, cada 2 a 3 horas del día. Las compresas frías ayudan a reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación de la articulación. Si usted tiene una condición crónica como enfermedad cardiovascular o diabetes, hable con su médico antes de aplicar hielo.
  • Compresión: Comprima el tobillo afectado con una banda elástica para reducir la hinchazón. Evite envolver demasiado el tobillo ya que esto puede reducir la circulación. Afloje la envoltura si siente algún dolor o entumecimiento en el pie. Para los esguinces de tobillo de leves a moderados, los expertos recomiendan el uso de la Rodillera Elástica, ya que proporciona alivio de los síntomas.
  • Elevación: Mantenga el tobillo elevado por encima del nivel del corazón mientras descansa para estimular la circulación y disminuir la hinchazón.

Esperamos que este artículo os ayude si habéis tenido un esguince de tobillo hace poco o conocéis a alguien que haya sufrido esta lesión. Os recordamos que siempre podéis preguntar a nuestro especialista en fisioterapia Javier Guerra para que os ayude con vuestra lesión, el teléfono es 691 30 63 53. Compartir este artículo en vuestras redes sociales si os ha sido de ayuda!! 

11 Signos de sobreentrenamiento y que debemos hacer

Seguro que ya has oído hablar acerca del, sobreentrenamiento, pero quizá no sabes lo que realmente significa o no eres consciente de la importancia que tiene.

A menudo, en nuestro programa de entrenamiento, aumentaremos intencionadamente el volumen y/o la intensidad de la carga de entrenamiento con el fin de potenciar las adaptaciones fisiológicas que resultarían en un aumento del rendimiento a largo plazo. Sí, esto es algo bueno, pero debemos planificar un período de recuperación adecuado o de lo contrario esto puede llevar a algo llamado síndrome de sobreentrenamiento.

En pocas palabras, el sobreentrenamiento implica la acumulación de estrés, lo que conduce a una disminución del rendimiento físico y mental en el deporte. En la mayoría de los casos, existe un desajuste entre la carga (el estímulo del entrenamiento) y la adaptación (o mejor dicho, la inadaptación). No sólo podemos ver cambios en el rendimiento, sino que también está asociado con trastornos hormonales, inmunológicos, neurológicos y psicológicos.

Antes de que repasemos esta lista, es importante tener en cuenta que siempre está bien visitar fisioterapeuta cuando no se siente bien, al fin y al cabo para eso estamos aquí!

Aquí hay 11 signos y síntomas de que usted puede estar sobreentrenando:

  • Alteraciones del sistema inmunológico.
  • Pérdida de apetito.
  • Para los caballeros, una pérdida de virilidad
  • Cansancio
  • Estar en estado depresivo
  • Aumento de la irritabilidad
  • Pérdida de motivación
  • Falta de concentración mental
  • Músculos pesados, doloridos y rígidos
  • Bajar de peso
  • Disminución del rendimiento a pesar del aumento del esfuerzo

Tenga en cuenta que esta no es una lista exhaustiva, ya que puede haber otros signos y síntomas asociados con el sobreentrenamiento. Además, algunos de estos signos y síntomas pueden estar relacionados con condiciones más siniestras, por lo que siempre es una buena idea visitar a su fisioterapeuta si no se siente bien.

esfuerzo excesivo

Sin embargo, si usted está sintiendo alguno de estos síntomas, es importante que se dé cuenta de que debe dar un paso atrás y revaluar. La recuperación debe ser su énfasis. Asegúrate de que tu nutrición esté en su punto, reduce tu carga de entrenamiento, implementa la meditación para mantener el estrés bajo.

La mejor manera de tratar una lesión o enfermedad es evitarlo todo junto! He aquí una pequeña lista de cosas que usted puede monitorear sobre sí mismo y que le pueden dar pistas si está en camino de sobreentrenamiento.

  • Variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV). Esto implicaría que usted compre un monitor de frecuencia cardíaca que tenga Bluetooth y lo conecte a una aplicación en su teléfono. Hay varias aplicaciones para elegir. Cuando su HRV está bajando, esto puede ser una señal de que usted puede necesitar aumentar su recuperación. Recuerde, la HRV es algo que es más preciso cuando la mide todos los días.
    Si usted no desea obtener un monitor de frecuencia cardíaca, simplemente puede tomar una frecuencia cardíaca en reposo por la mañana. Mida su frecuencia cardíaca cuando se despierte por primera vez mientras está acostado. Registre este número diariamente. Si su frecuencia cardíaca es significativamente más alta de lo normal, es posible que necesite aumentar la recuperación.
  • Monitorear la carga de entrenamiento. Trate de no aumentar la carga más de un 10% por semana.
  • Controle su peso. ¿Está perdiendo peso sin querer?
  • Al igual que los chequeos de rutina con su dentista, le recomiendo que se haga los chequeos de rutina con su terapeuta.

 

Para concluir, les dejo con estas últimas palabras:

Si entrenas duro, recupérate más duro.

Si te ha gustado nuestro artículo, no olvides compartirlo en redes sociales y con tus amigos. Muchas gracias por leernos.

Las 3 lesiones más comunes de CrossFit

El CrossFit puede llegar a ser peligroso al igual que otros deportes en los que llevamos el cuerpo al extremo. Es muy importante que los atletas disminuyan al máximo esos riesgos que existen. Quienes se dedican a este tipo de deportes, deben buscar ayuda en entrenadores personales que puedan ayudarles a realizar estos ejercicios con el menor riesgo para su salud. Al igual que deben hacer aquellos que se dediquen a otras actividades como correr o hacer triatlón.

A menudo pienso que CrossFit recibe una mala reputación de la comunidad médica debido a la cantidad aparentemente grande de lesiones asociadas con este deporte. Sin embargo, la investigación actual reporta que los incidentes de lesiones entre los atletas CrossFit están a la par con otras formas de levantamiento de pesas y gimnasia. Se estima que aproximadamente el 20% de los atletas que participan en CrossFit sufrirán una lesión en algún momento. La mayoría de estas lesiones suelen ser de hombro, de la parte baja de la espalda y de la rodilla.

entrenamiento de crossfit

Dolor de hombro

Las lesiones de hombro representan aproximadamente el 25% de todas las lesiones reportadas en CrossFit. Ese es un gran número. Debido a que la articulación del hombro es extremadamente móvil, a menudo se esfuerza por mantenerse estable en rangos de movimiento extremos. Esto puede causar irritación de los músculos del manguito rotador o de los ligamentos de soporte, lo que produce dolor. Para la mayoría de los atletas, yo recomendaría evitar las actividades pesadas por encima de la cabeza. Esto simplemente no es una opción para la mayoría de mis CrossFitters. En su lugar, yo recomendaría incorporar ejercicios adicionales de estabilidad en los hombros, modificar su forma o aligerar ligeramente sus cargas. También me gustaría buscar cualquier desequilibrio muscular que pueda estar causando una mala biomecánica de la articulación glenohumeral.

Dolor en la parte baja de la espalda

El dolor en la parte baja de la espalda es un riesgo para la mayoría de las personas involucradas en CrossFit. La columna lumbar es la más afectada por la carga axial y a menudo se irrita con grandes esfuerzos. Una vez que la parte baja de la espalda es “dañada” puede ser un proceso de recuperación lento. Es importante dejar que la columna lumbar sane completamente antes de regresar a las cargas pesadas. Cada lesión de espalda es diferente y, desafortunadamente, no existe un método de tratamiento único para todos. Para un esfuerzo general en la parte baja de la espalda, yo recomendaría un programa de movilidad suave y un regreso progresivo a la elevación y a la postura en cuclillas. También es verdad que los ejercicios de extensión también pueden ser muy útiles.

Dolor de rodilla

El dolor de rodilla es la tercera queja más común en los atletas CrossFit. Al igual que con la parte baja de la espalda, no hay un solo método que funcione bien para todos. Dicho esto, creo que la postura en cuclillas profundas es el factor más irritante para el atleta CrossFit. Si su rodilla está activamente irritada, le recomiendo que altere la profundidad de sus sentadillas para aliviar la presión de la articulación patelofemoral. Cuando la rodilla está comprometida en una flexión profunda, la rótula hace más contacto con el hueso del muslo (fémur) y puede crear irritación. Esto a menudo se describe como dolor debajo de la rótula. Al alterar temporalmente la profundidad de sus sentadillas, puede darle tiempo a esta irritación para que se calme. Agregar un buen programa de fortalecimiento de la cadera, así como probar con cintas adhesivas, también puede ayudar. Como siempre, consulte con su entrenador o fisioterapeuta deportivo para asegurarse.

5 Variables que influyen en su Sistema Inmune

¡El frío está entre nosotros! Parece que todo el mundo se está enfermando en estos días. Uno de los resultados desafortunados de sentirse mal es que nos perdemos nuestra actividad física. ¡Y con razón! A nadie le gusta hacer ejercicio cuando está enfermo.

Hay muchas variables diferentes que pueden afectar a su sistema inmunológico. Nos vamos a centrar en 5.

  • Nutrición
  • Ejercicio
  • Estrés de vida
  • Dormir
  • Extremos Ambientales

Nutrición

¡Esto no debería ser una gran sorpresa! Si no estamos alimentando al cuerpo con lo que necesita, no estará funcionando de manera óptima. Si habitualmente no consumimos suficientes calorías también puede afectarnos.

Qué hacer:

  • Consuma una dieta bien balanceada
  • Considere la posibilidad de tomar suplementos de vitamina D (especialmente durante las estaciones frías)
  • Reponga lo que gasta (¡asegúrese de comer suficientes calorías!)

Ejercicio

Después sesiones de ejercicio muy largas y pesadas (>90 minutos), no es raro tener una pequeña caída en su sistema inmunológico.

Qué hacer:

  • Use incrementos graduales en la carga (~10% por semana)
  • Tener sesiones de entrenamiento más frecuentes y más cortas en lugar de menos sesiones muy largas
  • Implementar estrategias de recuperación después del entrenamiento
  • Programe una semana de descarga cada pocas semanas

Estrés de vida

Estar en un estado de estrés constante de bajo nivel puede afectar su sistema nervioso simpático/parasimpático y a su sistema neuroendocrino, todo lo cual puede afectar su función inmunológica.

Qué hacer:

  • Controlar el estado de ánimo y los niveles de ansiedad
  • Implementar técnicas de control del estrés, como la meditación

el frio y el ejercicio

Dormir

Aunque una noche de sueño perdido puede no afectar su función inmunológica, las alteraciones crónicas del sueño pueden aumentar los marcadores de inflamación en la sangre. La alteración de su ritmo circadiano normal (también conocido como su reloj biológico) también puede afectar negativamente la función inmunológica. Esto se observa con mayor frecuencia en los trabajadores por turnos y en los que viajan a nuevos husos horarios.

Qué hacer:

  • Dormir al menos 7 horas cada noche
  • Monitorear la calidad del sueño con dispositivos que se pueden llevar puestos
  • Dormir la siesta durante el día
  • No usar pantallas electrónicas antes de acostarse.
  • Si viaja a una nueva zona horaria, aclimátese al nuevo horario de sueño antes de la salida del viaje.

Extremos Ambientales

Estar en un clima muy caluroso o muy frío durante largos períodos desafía su sistema nervioso central, el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal y el sistema nervioso simpático. Estos sistemas también juegan un papel importante en la producción de sus hormonas inmunorreguladoras. Por lo tanto, si ya están bajo mucho estrés, la función inmunológica puede verse afectada.

Qué hacer:

  • Los baños de contraste pueden ayudar a estimular el funcionamiento del sistema inmunológico
  • Evite respirar grandes cantidades de aire frío y seco, especialmente si hace ejercicio al aire libre durante los climas más fríos.

Tener todo esto muy en cuenta para intentar no enfermaros con facilidad. Recordar que si veis que vuestro cuerpo no está funcionando con normalidad, puede ser por muchas causas y debéis acudir a un especialista como Javier Guerra para que os pueda hacer una evaluación y podáis continuar con vuestra rutina física.

Os seguiremos contando más cosas en próximos artículos, por lo que visitar asiduamente nuestro blog para estar al tanto de todo lo que tenemos preparado para vosotros. Y por supuesto, compartir nuestro artículo en vuestras redes sociales!!

¿Cuántos kilómetros correr por semana? – 5 Cosas a tener en cuenta

La gente me pregunta a menudo, “¿cuánto debo correr por semana?” Mi respuesta es siempre la misma, “depende“.

La cantidad que alguien está corriendo en cualquier momento del año depende de una serie de factores, y puede fluctuar sustancialmente a lo largo del año. Mucha gente cree que tiene que correr un gran número de kilómetros para mejorar como corredor, pero simplemente no es así. Aquí hay cinco cosas en las que pensar al considerar cuánto correr por semana.

Su nivel de Forma Física actual

Considere su condición física para correr en este momento. Alguien que no está acostumbrado a un alto kilometraje no debería estar corriendo 50 kilómetros sólo porque sigue a un amigo que lo hace. Aumentar su kilometraje con el tiempo es muy recomendable si desea evitar lesionarse, y esto se aplica tanto a aquellos que son nuevos en correr, como a aquellos que se encuentran en el inicio de una nueva etapa de preparación para correr una carrera larga como un maratón.

¿Cómo es su entorno?

Para la mayoría de las personas, el entrenamiento es estacional. La época del año y el clima exterior pueden influir en el número de kilómetros que se pueden hacer. A veces la cinta es necesaria, pero si está nevando, podría intentar esquiar en su lugar. Pero en la vida tenemos otros compromisos, la familia, nuestros hijos… Por lo que si estás demasiado ocupado en el trabajo, quizá no sea el mejor momento para aumentar tu kilometraje, por lo que debes tener muchos factores en cuenta, antes de tomar esta decisión.

¿Cuál es su objetivo?

Esta puede ser una meta a corto plazo o a largo plazo, o ambas. ¿Es para completar una carrera de parque de 5 km, es para correr un PB en su próxima media maratón, está usted haciendo una ultra maratón? Es bastante claro que la respuesta a esta pregunta va a resultar en un horario de entrenamiento muy diferente, y un kilometraje muy diferente por semana. No es de extrañar que cuanto más larga sea la carrera, más kilómetros hay que hacer en la pista. Del mismo modo, si quieres correr una PB, eso puede requerir correr más kilómetros cada semana que si sólo estás corriendo para terminar la carrera.

Algunos kilómetros valen más que otros

La variación es clave. Son esos entrenamientos en pista, carreras de tempo, sesiones de fartlek y repeticiones de colina los que normalmente resultan en un aumento de la velocidad y la resistencia. Pero muy a menudo la gente elige ignorarlos, y salen a correr al mismo ritmo cada vez. No me malinterpreten, correr en la base también es importante, y no pueden saltarse las carreras largas cuando están entrenando para el maratón sólo porque hicieron dos sesiones de velocidad, sino que deben considerar muy de cerca lo que hacen, así como la cantidad. En este sentido, las sesiones de velocidad pueden ser estresantes para el cuerpo, por lo que puede considerar la posibilidad de reducir el número de kilómetros después de las sesiones más duras.

sal a correr en las rozas

Corra demasiado y podría lesionarse

Todos hemos visto al corredor demasiado entusiasta que realiza un sobre esfuerzo y termina lesionado. No es tan divertido pasar el tiempo haciendo subidas de cadera en el gimnasio mientras tus amigos están explorando los senderos. Pero correr demasiado, y entrenar demasiado poco, puede causar que acabes lesionado. En la época que no estás preparando una carrera específica debes considerar la posibilidad de cambiar tu entrenamiento y poner más fuerza, yoga o natación, tu cuerpo te lo agradecerá una vez que vuelvas a las semanas de grandes millas de nuevo.

Así que ahora estás pensando bien, he considerado todo eso, pero ¿cuántos kilómetros debo correr a la semana para mi próxima carrera? Que son X kilómetros…..

A pesar de que acabamos de deciros que depende, hay algunas guías aproximadas para corredores de todos los días y corredores de élite, basadas en varias distancias de carrera, y aquí están:

CORREDOR GENERAL

  • 5 km: 30-40 km
  • 10 km: 40-50 km
  • Media maratón: 50-65 km
  • Maratón: 50-80 km

ELITE RUNNER

  • 5 km: 110-130 km
  • 10 km: 130-160 km
  • Media maratón: 160-175 km
  • Maratón: 160-225 km

Sus kilómetros semanales deben ser específicos para usted en base a todas estas consideraciones. Si aún no está seguro, busque un entrenador local o un grupo de atletismo y entrene junto a otros. Buena suerte y Feliz Carrera!

Si este artículo te ha sido de utilidad, te pedimos por favor que lo compartas en tus redes sociales o sitios web. Gracias y un saludo.